Un nuevo eau de toilette lleno de energía con un poder deslumbrante. Floral radiante, un toque de emoción en la piel. Kenzo parfums celebra el espíritu libre y desenfadado, con flower by kenzo eau de lumière

Por primera vez en la historia de flower by kenzo, alberto morillas ha compuesto esta nueva fragancia junto con la perfumista amandine clerc-marie.

Una amapola deslumbrante

La rosa búlgara es el corazón de la historia de flower by kenzo. Es el hilo conductor de todas sus fragancias. Esta flor, recolectada en bulgaria, en el valle de las rosas, es una materia noble y única. Su firma rica, sensual y terriblemente femenina, resulta reconocible entre todas.

Para flower by kenzo eau de lumière, los perfumistas trabajaron esta magnífica rosa con el fin de extraer sus notas de miel. La rosa se proyecta plenamente gracias a su asociación con el jazmín. Para aportar una frescura elegante, entra la bergamota de calabria que libera una energía vibrante y espontánea, y los almizcles blancos despliegan nuevas facetas: moderna, suave y sensual.

Para la fragancia, el frasco mítico de flower by kenzo se viste con una nueva aura.

La amapola emblemática se vuelve más gráfica. El rojo intenso se transforma en rojo coral, un hilo dorado resalta sus curvas y se prolonga en un tallo infinito reconocible entre todos. Su corazón resplandeciente desprende una luz cálida que se propaga.

Sus creadores Alberto morillas y Amandine clerc-marie lo definen como:

“la luz es como la amapola: no tiene olor, pero evoca una sensación hermosa y fuerte; una emoción y una magia.

La luz es la vida, ya que permite que las flores se desarrollen. Nosotros hemos representado esta flor mágica con dos acordes florales intensos y femeninos: el jazmín y la rosa.

Cuando creamos el perfume, imaginamos el espectro completo de todas las luces.

La luz blanca se representa a través de la bergamota de calabria que aporta intensidad y frescura.

La luz del día, que les permite a las flores cobrar vida y saturarse de olores, emana de ese acorde central floral, muy rico en energía y en feminidad.

La luz suave y tamizada procede de los almizcles blancos, que le confieren al jugo su estela y feminidad elegante.”