Los aceites para cuidar la piel están muy de moda, pero a muchas les da miedo usarlos porque han oído que  al ser aceites, causan granos, tapan los poros o que incluso aumentan la grasitud de la piel. Lo que no puede estar más lejos de la realidad, son muy beneficiosos y todo  depende de los ingredientes que éste tenga.

No hay que usar cualquier tipo de aceite facial. Es fundamental que sean aceites esenciales 100%  de plantas y semillas, porque éstos no tapan los poros y son más ligeros, y jamás que contengan aceite mineral, pues este si tapa los poros y causa daño e imperfecciones a la piel.

¿Qué beneficios nos aporta un aceite facial?

  • Sus ingredientes entran en nuestros poros,  purifica e  hidrata, pero en ningún caso, los tapa.
  • Contiene nutrientes que reafirman la piel, como los ácidos grasos esenciales (como los omega 3, 6 y 9), que ayudan a la elasticidad.
  • Actúan de manera profunda, haciendo que la piel se vuelva más suave, radiante y luminosa.
  • Son perfectos  anti edad, ya que ayudan a regeneran las células, protegiéndolas sin tapar el poro.

En todas las pieles, ayuda a retener la humedad en el rostro, aportando diferentes tipos de antioxidantes y nutrientes.

  • En las pieles normales a secas, ayudan a mantener la piel suave e hidratada.
  • En las pieles  mixtas a grasas, increíblemente regulan la producción excesiva de sebo, ya que muchas veces estas pieles están sobre-hidratadas, por lo que el cuerpo produce más grasa para compensar y aparecen imperfecciones y exceso de grasa.

Cómo usar aceites faciales

  • Es mejor aplicarlos por la noche, porque ayuda a que la piel se despierte al día siguiente mucho más suave y con más vitalidad.
  • Toma una pequeña cantidad de aceite (En general 2 a 3 gotas) con la piel limpia, Trabaja el producto con el calor de tus manos y aplica poco a poco con pequeños golpecitos alrededor de tu rostro.
  • Otra opción es, después de limpiar tu rostro por la noche, apliques solo el aceite facial y lo dejes actuar. Al día siguiente, solo tendrás que lavar tu piel  y seguir tu ritual de hidratación diaria.

Los aceites más recomendables para nuestro rostro son los de rosa, lavanda, jojoba, oliva, uva, aguacate, romero, rosa mosqueta o almendras entre otros.  Y debe ser libre de agua (Anhídrido),  pero rico en vitaminas (Vitamina E), antioxidantes y ácidos grasos (omega 3, 6 y 9).

¿Sueles utilizar aceites faciales? ¿Cuáles te funcionan mejor?

Recomendados: Midnight Recovery Concentrate de Kiehl’s, Aceite de Almendras Armonizante Weleda, Huile Orchidée Bleue de Clarins.