Hay ocasiones en que necesitamos arreglarnos rápido y no tenemos a mano todo nuestro  maquillaje, pero como todas tenemos más de una sombra de ojos, te sorprenderá todo lo que podemos hacer con ellas aparte de dar color a nuestros ojos.

Para corregir el rostro.

Una sombra café  clara y mate sirve para contornear y  corregir pequeños defectos del rostro.  Como si tu nariz esta inclinada hacia un lado, aplica suavemente la sombra ese lado y visualmente disimularas el defecto. Lo mismo si es muy larga, sombreas la punta. O aplicar un poco (Difuminando muy bien) bajo los pómulos para destacar tus facciones.

Delineador:

Elige el color que quieras y con un pincel fino  aplicas la sombra delineando igual que siempre. Si lo quieres más intenso humedece levemente  tu pincel con agua y aplica de la misma forma. Queda precioso, especialmente con sombras brillantes o metalizadas.

Rubor:

Si no lo tienes a mano, escoge una sombra en tono durazno  o rosa, ojalá mate o de brillo suave. Aplícala en el  pómulo y difumina muy bien para que  luzca más natural.

Definir tus cejas:

La clave para que se vea natural es escoger un tono similar a tu pelo,  pero 100% sin brillo. Peina tus cejas con un pincel goupillon (similar a los aplicadores de máscara de pestañas o recicla uno de las que ya no uses) y aplica el color con un pincel  para cejas rellenando suavemente según la forma natural de tu ceja.

Para iluminar:

Una sombra en polvo o crema en tonos blanco o dorado (debe ser  brillante) te dará un efecto muy bonito. Aplícala suavemente  para iluminar pómulos, arco de las cejas, nariz, etc.

Son datos super útiles para las emergencias o cuando se te acaba un producto y necesitas arreglarte rápido. Si tienen otros tips para usar la sombra que nos quieran contar, ¡Espero sus ideas!