Todavía son muchas las mujeres que no utilizan una crema de noche. Sin embargo, son muy importantes para la calidad y la belleza de la piel. La piel se regenera tres veces más rápido de noche que de día, y estas cremas nos ayudan aprovechar ese beneficio.

Aunque son un poco más densas que las cremas de día, las hay en formula gel o incluso especiales para cada tipo de piel y edad. En mi opinión después de los 25 y más aun llegando a los 30 son imprescindibles.

Si tienes una piel joven y lo que buscas es hidratación, una crema de día es suficiente. Pero si pasaste los 25 las cremas de noche además retrasan el envejecimiento. El principal objetivo de estas es luchar contra los radicales libres, reparar los daños causados durante el día y, por tanto, luchar contra los signos de la edad.

¿Cómo se elige una crema de noche?

La forma más fácil de elegir de la crema de noche es según el tipo de tu piel.  Si tienes la piel seca, elige unas texturas cremosas y espesas.  Si tienes la piel grasa,  es mejor elegir fluidas o gel crema. En este tipo de productos, les aconsejo, inviertan y compren lo mejor que puedan pagar.

Si buscas una crema de noche antienvejecimiento, busca ingredientes como antioxidantes, vitamina C, selenio, ácidos AHA, ácido glicólico o Q10.

Aplícalas después de desmaquillar, con la piel bien limpia,  para dar una hidratación extra y prevenir las arrugas, o al menos enfrentarlas con dignidad. Nuestra piel nos acompañara toda la vida y hay que cuidarla como se merece.

Recomendaciones: Crema de noche alisante Rosa Mosqueta  y Firming night cream granada de Weleda, Antiseñales Chronos Noche de Natura, Antiarrugas Q10 plus de Nivea, Antiage Q10 de Pamela Grant. Multi-active nuit, de Clarins, Repairwear Intensive Nigth Cream de Clinique, Capture R60/80 Nuit de Dior, Hyaluron-Filler Night de Eucerin, Génifique Repair de Lancome, Re-Nutriv Re-Creation de Estee Lauder, anew reversalist de Avon.