Si te gusta maquillar y destacar tu boca, el delineador  labial es un gran aliado. Si sabes cómo usarlo define, prolonga la duración del labial e incluso puedes modificar la forma de tus labios.

Cómo aplicarlo.

  • Busca un delineador en el tono más parecido al color de labios que vayas a utilizar.
  • Perfila el labio partiendo de las comisuras hacia arriba y hacia abajo.
  • La clave está en usar un delineador de mina suave para conseguir una línea fluida. Si no tienes muy buen pulso,  dibuja puntitos a lo largo del contorno de los labios y luego únelos  hasta completar el contorno de la boca.

Para un efecto larga duración:

  1. Aplica un poco de base sobre los labios.
  2. Rellena todo el labio con el delineador y aplica tu labial.
  3. Con un tissue presiona sobre los labios y retira el exceso,
  4. Sella con un poco de polvos traslúcidos y luego reaplica el labial, ¡dura muchísimo!

Si quieres un resultado natural

  • Usa un delineador del tono más parecido al tus labios y delinéalos siguiendo la forma natural del mismo. Y luego aplica un poco de brillo labial.

¿Quieres más volumen?

  • Un truco es perfilar el labio unos 1 o 2 milímetros por la parte externa de la línea natural y a continuación aplicar el labial.
  • Si son muy finos, prefiere colores claros o brillantes, los tonos oscuros tienden a achicar visualmente los labios.

Para labios muy gruesos

  • Perfila los labios por dentro de la línea natural para reducir el volumen. Maquíllalos con colores oscuros o mates como rojos, burdeos o marrones.

Recomendaciones: Lip pencil de MAC, Glimmerstick de Avon, Quickliner for Lips de Clinique, lipcolor liner de Esika, Delineador Natura Diversa, de Natura, delineador de labios Pamela Grant, Contour Pro de Láncome, Color Sensational Lipliner de Maybelline. Lip Pencil de Bobbi Brown.