Muchas veces, nos gastamos el dinero en un contorno de ojos pensando que el anterior no nos ha dado un buen resultado, pero el problema no siempre es  la crema,  muchas veces es por la mala aplicación.

Después de haber limpiado la piel con nuestro limpiador habitual, tónico y crema hidratante (recuerda que la crema de rostro se extiende por toda la cara menos en el contorno de los ojos)

  1. Se pone una gotita de crema de contorno de ojos  en la zona de la ojera, y con los dedos corazón y anular (porque son los que menos fuerza tienen en la mano).
  2. Se van dando pequeños toquecitos por el contorno del ojo, saliendo también a la parte exterior del ojo (donde se forman las líneas de expresión), teniendo mucho cuidado para que no entre crema en el ojo que lo pueda irritar. La finalidad de los toquecitos es masajear la zona para que penetre mejor la crema y tenga un mayor efecto.
  3. La zona de aplicación es el contorno del ojo (para las bolsas, las ojeras y las patas de gallo), el párpado superior, por sí solo suele ser muy graso, por eso no es necesario aplicar contorno de ojos en esta zona.
  4. La frecuencia con que hay que aplicar el contorno de ojos, es todos los días por la mañana y por la noche, siempre después de haber limpiado de la cara.

Algunas cremas para el contorno de ojos pueden ser: healthy skin crema contorno de ojos de neutrogena, Fast response eye cream de MAC, contorno de ojos Total Effecs 7x de Olay, All about eyes de Clinique.