Si te encanta lucir tus uñas perfectas y coloridas, pero tienes tantas actividades que  no te dura nada el color. ¡Tranquila! Se puede hacer algo. Aprende como ayudar a que tu esmalte favorito dure mucho más.

  1. Antes de pintar las uñas, lava muy bien tus manos para eliminar cualquier suciedad o  crema y  limpia tus uñas con quita esmalte, eliminará la grasitud de la  uña y ayudará a que el esmalte se adhiera mejor a ella.
  2. Prefiere los esmaltes que no sean de secado rápido. Porque los mismos ingredientes que hacen que los esmaltes sequen rápido también los hacen descascararse más rápido.
  3. Revisa el esmalte de uñas: cuando está muy espeso, en el pincel sale demasiado producto, deja una capa gruesa en la uña que se seca muy lento y es más fácil que se dañe con cualquier roce. Si quieres recuperar un esmalte seco es muy fácil, solo ponle unas gotas de quita esmalte y como nuevo.
  4. Lima el borde de las uñas, asegúrate que estén suaves por todos lados para que el esmalte quede  perfecto y alguna parte de la uña no se enganche en algún lado.
  5. Si quieres un esmalte que te dure toda la semana, usa una base de esmalte transparente, dos capas de color y por último otra capa  de esmalte incoloro ( el llamado “top coat” es especial para proteger el color).  La base, que puede ser un brillo transparente, también sirve para proteger las uñas de esmaltes con mucho pigmento que pueden teñir tus uñas. Recuerda dar un toque final con el pincel horizontal en la punta, para protegerla de descamarse.
  6. Espera al menos 5 minutos a que cada capa se haya secado por completo antes de aplicar una nueva.