No hablare de las razones por las que fumar es malo para tu salud, seguramente las conoces de sobra. Y si con eso no te resulta suficiente para dejarlo, a lo mejor te convence más saber que  también tu belleza también es afectada por culpa del cigarrillo.

Para que empieces a plantearte las cosas muy en serio acá van unos datos:

  • Ojeras: Si fumas eres cuatro veces más propenso a dormir mal y por lo tanto a desarrollar ojeras, por el síndrome de abstinencia nocturno que causa la falta de nicotina.
  • Piel: Fumar acelera el envejecimiento, a raíz de la pérdida de colágeno. Es común que una fumadora aparente ser en promedio dos años y medio mayor que alguien que no fume y que tenga su misma edad por la piel arrugada, seca y opaca. El humo del cigarro tiene monóxido de carbono, el cual disminuye el oxígeno en la piel, también reduce el nivel de nutrientes como la vitamina C, la cual ayuda a proteger y reparar la piel dañada.
  • Cabello: Los químicos tóxicos en un cigarro dañan los folículos del cabello. Dando un cabello más seco, delgado y débil, así como una tendencia prematura a tener canas y calvicie.
  • Estrías: La nicotina en los cigarros daña las fibras y los tejidos de la piel, lo que causa falta de elasticidad y aumentando el riesgo de la aparición de estrías
  • Cáncer de piel: Fumar también puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Los fumadores son tres veces más propensos a tener cáncer de piel.  Además de causar cáncer de pulmones, garganta, boca, esófago  y efisema.
  • Boca: El tabaco daña la piel alrededor de tu boca causando arrugas y resecándola,  también produce perdida de la encía, dejando parte de la raíz descubierta, lugar por donde podrían entrar las caries. Los dientes se debilitan y se ponen amarillos El gusto y el olfato se  atrofian. Y el aliento se contamina produciéndose halitosis.

Como dato final,  el tabaco es culpable de unas 5 millones de muertes anuales en todo el mundo, es más letal incluso que el SIDA.

Chicas, en el fondo no valoramos nuestra belleza y menos nuestra salud. ¿Para qué gastar tanto dinero en cremas y maquillaje si luego lo echamos todo por tierra al fumar?