Las ojeras están asociadas al cansancio pero hay muchas más causas relacionadas con ellas, si averiguamos cual es la que más nos afecta será más fácil ponerle solución.

Las ojeras aparecen por una mala circulación en la zona del párpado inferior. Algo entorpece la circulación y las venas se hinchan,  dando ese aspecto oscuro e imflamado a la zona bajo el ojo.

Por mucho corrector de ojeras que apliques, si no atacas la causa que las produce, se verán igual bajo el maquillaje. Revisar tu rutina diaria y evitar los malos habitos que esten causando esas feas ojeras es el principio para verte saludable y bella.

Las ojeras en la mayoría de los casos significan que tienes que dormir más y levantar un poco tu almohada, pues dormir en una posición demasiado horizontal ayuda a retener líquido.

A veces  es signo de anemia, si estas ojerosa y  pálida con un tono amarillento en la piel. También puede ser la mala alimentación (mucha sal, alcohol o cafeína), por beber poco líquido, e incluso por genética.

La mejor solución pero con constancia y paciencia son las cremas para el contorno de ojos, especialmente para las ojeras y las bolsas, se usan en la mañana y en la noche aplicándolas con el dedo anular dando pequeños toquecitos.

Esto se hace porque es el dedo que tiene menos fuerza, y porque el contorno de ojos es la zona más delicada del rostro y hay que tratarla con mucha suavidad.

Hay muchas cremas para reducir las ojeras, que ayudan a estimular la circulación de la zona,  con vitamina k, con cafeína,  que es un excelente activador de la circulación sanguínea, y  pepino, descongestionante y desinflamante.

Algunas que puedes probar son: Roll-on nutritionist con cafeína de Garnier , Extra  Eye Balm de Bobbi Brown, Serum All About Eyes de Clinique y Aqua Sensation Contorno de Ojos Antiojeras de Nivea.