Si te gusta cuidar tu piel con productos naturales, la leche virginal seguro te va a encantar, es una buenísima opción, pues no contiene preservantes químicos, solo 3 ingredientes, agua de rosas, glicerina y Benjuí.

Es una antigua receta a base de la resina obtenida del tronco del árbol de Benjuí oriundo de Indonesia.

Es antiséptica, astringente y regeneradora de la piel, y contiene propiedades extremadamente hidratantes. Es una loción natural cosmética que protege, purifica, relaja y alivia la piel cansada e irritada. Si eres constante veras que realmente da buenos resultados.

Se fabrica desde 1938 en Chile y es uno de los “secretos de abuelita” que se han mantenido en el tiempo y se ha vuelto famosa gracias a la actriz Tamara Acosta que ha sido rostro de una marca de este producto, y la modelo Catalina Pulido, las dos han dicho que uno de sus mayores secretos de belleza para mantener esa piel radiante que las caracteriza es nada menos que esta leche.

Personalmente me gusta aplicármela cuando no tengo apuro en salir, pues la piel demora un poco en absorberla y queda un poquito grasa por un rato.

Se puede usar en el rostro y en todo el cuerpo, preferentemente después del baño, y como humectante de las zonas del cuerpo con mayor resequedad como codos y talones funciona muy bien.

Hidrata pieles  secas y sensibles, y también  úsala después de la crema de limpieza para retirar residuos, cerrar poros, refrescar e hidratar.

La “Leche Virginal” se puede encontrar en locales de Farmacias Hahnemman y Knop. Su valor fluctúa entre los $2.900 a $5.500 y viene en presentaciones de 125 y 250 ml.