No hay reglas en aplicar colores de sombras, pero si hay algunos tonos que nos favorecen más que otros. Saber que tonos nos favorecen es más sencillo de lo que parece

La clave está en elegir los tonos opuestos al color de nuestros ojos, si tus ojos están en el grupo de verdes o azules escoge tonos cálidos, y si son cafés o negros, escoge tonos fríos.

Los colores fríos son los que están en la gama de los azules, grises, verdes, violetas, etc., y los cálidos, abarcan los tonos rojos, amarillos, naranjas, cafés, dorados, cobres.

  • Para los ojos verdes y azules puedes usar sombras rosas, violetas, burdeos o cafés, naranjas, bronces, dorados,  rojizos, grises y negros. Te ayudaran a lucir tu color.
  • Si tus ojos son cafés o negros tienes suerte, te favorecen todos los colores. Especialmente los marrones claros, los bronces o dorados, verdes, y los grises y plateados.
  • Para todos los colores de ojos, puedes usar sombra del mismo tono de tus ojos, pero no abuses, verde + verde combinara pero no destacara.

Si tienes una piel más madura, no abuses de los brillos porque destacan las líneas y avejentan, ni de los tonos muy oscuros, porque endurecen la mirada.

Dato extra: Puedes usar un pincel y con sombra café o gris oscuro en las pestañas superiores y la línea inferior de las pestañas (pero no te pases a la zona de la ojera) difumina con un cotonito, y luego aplica tu mascara de pestañas, así no necesitas usar delineador y te da una apariencia más natural.