¿Sin tiempo para hidratar la piel o para una limpieza profunda?  ¡A la ducha con Piel y Pincel!

Transformar la ducha de todos los días en una sesión de belleza es más fácil de lo que la mayoría piensa. Hay productos para exfoliar, nutrir, reafirmar la piel y hasta mascarillas para el rostro. Solo hay que identificar los puntos débiles de nuestra piel.

El primer paso, exfoliar
Aprovechando el baño, ya sea en tina o ducha, Siempre es bueno hacer una exfoliación. Esto elimina las células muertas, alisa y prepara la piel para que penetren mejor los productos que luego se aplicarán. lo ideal es utilizar productos que además de exfoliar, aporten humectación, como Los de la línea St Ives Elementes Oliva o Apricot Scrub, o que contengan sustancias que eviten la dilatación de poros como Loreal Pure Zone o Petrizzio Control Zone

A todo vapor
Lo primero que se debe hacer al entrar al baño es abrir la llave con agua bien caliente. Así, mientras el lugar se llena de vapor, los poros se van dilatando permitiendo efectuar una limpieza más a fondo, con una toalla pequeña (nunca con las uñas) masajea el rostro presionando suavemente, especialmente la zona T. El vapor ayuda a eliminar toxinas e impurezas de la piel, notaras la diferencia en pocos días.

Limpieza
Jamás laves tu cara con jabón común, los químicos y componentes de esos jabones no son adecuados para la piel tan delicada del rostro, solo conseguirás resequedad y enrojecimiento, utiliza un limpiador facial cosmético, o un jabón especialmente formulado para el rostro.

Puro relax
Luego de limpiar la piel, se puede practicar un auto masaje de tres minutos. Puedes utilizar una buena crema hidratante, aplícala tecleando sobre el rostro como si estuvieras tocando el piano, sin producir efecto de roce, se absorberán mejor los componentes y tu piel lucirá notablemente más linda.